Ya suman 180 los deportados desde Estados Unidos este año

Acción. Deportados saliendo del Centro de Atención al Migrante Retornado que funciona en La Lima. Fotos: Melvin Cubas.

San Pedro Sula, Honduras.

“Intentaré cruzar a Estados Unidos una y todas las veces que me regresen, porque ya no quiero estar aquí”, fueron las decisivas palabras de Jesús Guillén (21), uno de los 92 migrantes repatriados que llegaron ayer al Centro de Atención al Migrante Retornado (CAMR).

Con 1,500 lempiras en la bolsa y abundantes ilusiones, Guillén salió de Comayagua hace tres meses hacia Estados Unidos.

Abandonó su trabajo en la construcción para buscar una vida mejor para él y los suyos.

“Hay mucha necesidad en Honduras, hay muchos problemas.

En Comayagua se está poniendo muy feo, están llegando las maras, entonces uno busca salir del país por la inseguridad y la economía”, explicó el joven.

Caminó durante cuatro días y solo le faltaba uno para pisar tierras estadounidenses cuando fue atrapado por la Policía Migratoria.

“Yo sabía que se iba mucha gente de Centroamérica, pero no pensé que tanta, sobre todo hondureños y salvadoreños.

Me tocó ver secuestros de mujeres, cuando machetearon a un hombre y que el tren partiera a una persona.

Es muy difícil”, contó con tristeza Guillén.

Unos 88 hondureños fueron repatriados este lunes por vía aérea, convirtiéndose en los primeros deportados de 2017.

En un solo vuelo llegaron ayer 92 migrantes retornados y dos vuelos más están programados para este viernes.

Sor Valdette Willeman, coordinadora del CAMR, informó que de los 92 migrantes, solo tres son mujeres, como es habitual, la mayoría son hombres.

“Vamos a ver después de la toma de posesión del nuevo presidente de Estados Unidos, esperamos que no sea una deportación masiva”, declaró Willeman.

El CAMR cerró 2016 con 22,488 deportados vía aérea, 2,688 más que en 2015, ya que ese año se registró 19,800 personas devueltas a Honduras.

El 80% de los deportados el año pasado fueron hombres y el 20% restante mujeres.

Willeman indicó que los compatriotas sin antecedentes penales pasan hasta un máximo de tres meses encerrados en las cárceles de Estados Unidos antes de ser deportados.

Muchos de ellos aseguran que son víctimas de abusos mientras están encerrados.

Más del 60% de los repatriados intentan más de una vez llegar a Estados Unidos.

Agregó que de darse una deportación masiva luego de la toma de posesión de Donald Trump, el impacto en el país será bastante negativo.

“Honduras no está preparada para recibir a todos esos deportados.

Habrá más desempleo en Honduras, van a bajar las remeses, hay que pensar en toda esa situación”, compartió la religiosa.

De acuerdo a un informe del Observatorio Consular y Migratorio de Honduras, el año pasado más de 69,370 hondureños indocumentados fueron deportados vía aérea y terrestre; 6,505 hondureños menos en comparación con los 75,875 retornados en 2015, o sea que hubo una reducción de 8.

5%El Observatorio también reveló que en 2016 fueron retornados de México 8,968 niños y adolescentes hondureños no acompañados, 235 de Estados Unidos y 37 desde Guatemala, El Salvador y Belice.

Las deportaciones realizadas por las autoridades estadounidenses se incrementaron un 11.

7%, mientras que las registradas desde México disminuyeron en un 15.

6% en comparación a 2015, señala la información.

via LaPrensa

http://bit.ly/2iCZlW5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s